• apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno del sueño en el cual la respiración se detiene y recomienza repetidas veces. Estas interrupciones pueden durar desde unos pocos segundos a minutos.

Los síntomas producidos por esta curiosa patología están muy asociados a los ronquidos y a la fatiga o cansancio continuo.

Los hombres son mayoritariamente los que sufren más esta enfermedad, también el sobrepeso y las personas mayores de 40 años tienen más probabilidades de sufrir apnea.

Nuestro compañero de cama nos puede ser de bastante ayuda, ya que puede detectar despertares repentinos, fuertes ronquidos, irritabilidad continua al despertar o durante el día, dolores de cabeza o poca apetencia sexual.

Hay dos tipos de apnea del sueño:

  1. La apnea obstructiva del sueño que está causada por un bloqueo de las vías respiratorias provocado por las amígdalas, la lengua, la úvula o un exceso de tejido graso.
  2. La apnea central del sueño siendo ésta la menos común asociada al sistema nervioso central donde los músculos que se usan para respirar y no reciben señal.

El mejor diagnóstico es siempre de un profesional de la medicina, el cual puede analizar nuestros hábitos a la hora de acostarnos y la manera como dormimos para poder diagnosticar de una forma concreta el problema y dar el tratamiento adecuado.

Hay cosas que se pueden hacer para evitar la apnea, como dejar de fumar, control del peso, dejar de consumir alcohol, evitar dormir boca abajo e intentar dormir de lado. Para dormir  debemos buscar un colchón que se adapte al peso, que evite movimientos bruscos y que nos permita dormir de una forma uniforme sea cual sea la superficie. Deberíamos también buscar una base adecuada para mejorar la firmeza y aportar la comodidad perfecta para ayudar a mejorar el descanso y aumentar el confort.

Un buen colchón que se adapte perfectamente al peso y altura  y una almohada que se ajuste perfectamente el cuello  para evitar malas posturas y aumentar la calidad del sueño.

Si evitamos malas posturas para dormir no impediremos que flujo del aire entre correctamente, por lo tanto, ayudaremos a respirar mejor.

Es muy frecuente cuando se padece apnea del sueño que tengamos que volver aprender a dormir, con lo cual en la unidad del sueño nos pueden ayudar a dar este paso.

¡¡Nunca es tarde para aprender si con esto mejoramos nuestra calidad de vida!!

 

Call Now Button