Estudios del sueño

/Estudios del sueño

Los estudios del sueño sirven para detectar cualquier tipo de problema o trastorno del sueño de las personas. Alrededor de un 30% de los españoles padece algún tipo de problema derivado del descanso.

Los estudios del sueño se desarrollan para conocer si las personas sufren insomnio, sueño fragmentado o se dan fenómenos anormales como alteraciones en el sueño, apneas, movimientos, sonambulismo…

La manera para detectar si una persona sufre alteraciones del sueño y si estas pueden acarrearle posibles problemas de salud es hacerse un estudio del sueño. Existen diferentes tipos de pruebas para diagnosticar si las personas sufren algún problema de sueño.

Con estos estudios también conoceremos como es la distribución de las fases del sueño, la duración del mismo y si hay presencias anormales.

Tipos de estudios más habituales

Los tipos de estudios más habituales son la polisomnografia, la actigrafia. La polisomnografia es la prueba que diagnostica y mide las funciones del cuerpo durante el sueño. Se conoce si se producen alteraciones durante el sueño y si podrán acarrearle futuros problemas de salud.

La actigrafía es la prueba indicada para diagnosticar el insomnio o las alteraciones del ritmo circadiano. Por ejemplo para las personas que duermen durante el día o se despiertan muy temprano o muy tarde. Mediante esta prueba determinara sus horas y movimiento.