¿ Sufres dolores cervicales ?

Conseguir descansar cada noche es muy importante para poder tener una alta calidad de vida y poder desarrollar todas aquellas actividades diarias, sin embargo, no siempre es así.

Hay varios factores que influyen para adoptar las posturas correctas que te pueden ayudar para evitar molestias diversas en el cuello la cabeza y los hombros.

¿Pero cuál es la postura correcta?

La más recomendada por los expertos es acostarse de lado, sentándose de una forma suave en el lateral del colchón y evitar acostarse de una forma brusca apoyando primero el brazo para subir las piernas, semiflexionar brazos y rodillas mejorando los movimientos laterales dando el soporte perfecto en cada giro para cambiar de posición.

Esta es la que conocemos como la postura fetal, para esto siempre se aconseja elegir un colchón de firmeza media bien sea viscoelástico o muelle ensacado con un soporte lateral entre 25/28 centímetros y una almohada que nos ayude a dar el soporte necesario a nuestra cabeza y cuello dejando el hombro perfectamente alineado a nuestro cuerpo y permitiendo que la columna vertebral y los músculos se relajen bajando el nivel de tensión muscular.

La postura que adoptemos para levantarnos también influye, despertarse y permanecer un minuto acostado manteniendo la postura lateral, evitar sobresaltos apoyar nuestro brazo ayudando a nuestras piernas a mantener la postura correcta para levantarnos.

El deporte te puede ayudar a cuidar las cervicales, fortalecer la espalda contribuirá a caminar más erguido y a sentarte en la postura adecuada, relajando la zona lumbar y mejorando la postura cervical. El yoga, pilates y natación son deportes muy recomendados. No solo nos ayudan a prevenir, sino que además mejoran el descanso muscular.

 ¿Qué posturas debemos de evitar en la cama?

Dormir boca abajo dificulta la respiración viéndose obligado a girar el cuello, sobrecargando la zona muscular y provocando contracturas que pueden conllevar mareos y vértigos.

Dormir boca arriba tensa la zona lumbar y la columna vertebral, por lo tanto, todas aquellas personas que sufren de dolores cervicales deben de evitar esta posición.

Es importante escoger una almohada cervical que nos proteja y se adapte perfectamente a la zona del cuello y cabeza. Estas almohadas se caracterizan por su forma ergonómica que nos garantiza una correcta alineación de la columna y el cuello, además de por un apoyo sin presión de la zona de hombros y cabeza.

Aparte las almohadas cervicales también disipan los dolores de cabeza, alivian las tensiones musculares de quienes trabajan frente a un ordenador o cogiendo mucho peso diario, minimizan los ronquidos y mantienen las veinticuatro vértebras alineadas mientras dormimos.

Normalmente están fabricadas con fibras de alta densidad tipo viscoelástica o látex ya que este tipo de materiales alivian la presión y se amoldan al contorno sin hundirse

Call Now Button