fbpx

Primer beso - dormitienda

Primer beso en pantalla

Dar un beso es una forma de expresar cariño y sentimiento entre las personas y es algo común que estamos todos acostumbrados a ver día a día. A su vez, está demostrado que dar un beso es muy gratificante, y ayuda también a aumentar la autoestima. En los tiempos que corren ahora, es raro ver alguna película donde no aparezca ningún tipo de beso pero anteriormente no era algo para nada común. En el blog de hoy os narraremos cuando se produjo el primer beso en pantalla.

Tenemos que retroceder a 1888 donde se grabó la primera película donde aparecía un beso y que tan solo duraba 2 segundos. Esta película era llamada como “La escena del jardín de Roundhay” creada por el artista e inventor Louis Le Prince, conocido por muchos franceses como el “padre” del cine. Está escena fue grabada en el propio jardín de sus suegros. Esto tan solo fue el comienzo de una era en la que el amor triunfaba en todas las pantallas, pero deberíamos de esperar unos años más para que contemplaremos el primer beso en las pantallas del cine.

8 años más tarde, se publicó en los cines una película de tan solo 1 minuto llamada “The Kiss”. Esta constaba de una escena en la que aparecían el actor John Rice y la actriz Mary Irwin en la cual, se daban un beso de 16 segundos. Está pequeña película o escena está considerada una recreación de aquella escena de 1988 narrada anteriormente. El idílico beso fue rodado por Thomas Alva Edison, empresario e inventor estadounidense que está considerado por los americanos el creador del cinematógrafo.

Podemos disfrutar mucho más del cine en estos momentos, de los mejores actores y de escenas idílicas como el primer beso. En nuestra vida cotidiana, buscar el mayor confort para disfrutar de las mejores escenas se ha convertido en una rutina del día a día. Disfrutar del cine nunca había sido tan fácil en una habitación. Los colchones Dormitienda están desarrollados para adaptarse a cualquier postura e incluso pasar largas horas disfrutando de un alto confort. Diseñamos colchones para dolores de espalda, complexión alta, articulados para adaptarse a cualquier tipo de altura o posición. Por ello, no hay nada como escoger un buen colchón o buena almohada combinándolo con un canapé o una base tapizada. Estos nos ayudarán no solo a respetar la firmeza elegida sino que además aportará un estilo único y espacio a nuestra habitación.

Volver a noticias